9 x 9: A 9 pasos del sueño y a 9 de distancia

9 x 9: A 9 pasos del sueño y a 9 de distancia

Este último sábado, apenas transcurrido el mediodía, el Deportivo Morón afrontaba un viaje riesgoso, tal vez, de los de mayor complejidad en la previa, por la categoría de su rival y su racha positiva de seis encuentros, además de los antecedentes de un oponente siempre difícil, en un reducto históricamente esquivo para el Gallo.

Así las cosas, por la 29° fecha del torneo de la Primera “B”, el equipo de Walter Nicolás Otta debía revalidar sus credenciales de único líder del certamen, con la chance adicional y cierta de estirar la ventaja a nueve puntos, sobre su escolta, Defensores de Belgrano, visitando en el “Estadio España”, a un Deportivo Español que, duro y bien trabajado tácticamente como todo conjunto de Eduardo Pizzo, venía de cosechar nada menos que 16 de los últimos 18 puntos disputados.

Con todos estos antecedentes, el local se apoderaría del control del balón y el terreno, ni bien iniciado el cotejo, generando la primera zozobra sobre el arco de Milton Alvarez, apenas a los cuatro minutos de juego, a partir de un cabezazo mal definido por Cristian Amarilla, el “once” local, tras un tiro de esquina enviado desde la derecha del ataque de Morón.

Sin embargo, con el paso de esos primeros minutos, el líder del campeonato se asentaría mejor en terreno “Gallego”, para pasar a dominar las acciones y con ellas, las mejores opciones de riesgo, primero con un tiro libre apenas ancho de Emmanuel Giménez y más tarde, con un remate formidable de Rodrigo Díaz que, en su espiral descendente sobre el arco, a poco estuvo de “colarse” entre el esfuerzo del arquero y el travesaño.

Más tarde, superada aquella primera media hora de buen juego y vocación ofensiva, de ambas partes, el partido se emparejaría en la zona media, sin preeminencia de ninguno ni situaciones frente a los arcos, hasta que a cuatro del final del primer tiempo, Milton Alvarez comenzara a cimentar otra tarde como figura del Gallo, conteniendo una media vuelta en el área chica, del ex Morón, Federico Turienzo, que generaría una atajada fenomenal del “uno” del puntero del campeonato, y de cuyo rebote no supiera sacar provecho el hábil y escurridizo extremo izquierdo “españolista”, Cristian Amarilla.

Ya en el complemento, y con Nicolás Minici en cancha, por la lesión de Nicolás Martínez, a los cuatro minutos de reiniciado, un rechazo largo de Juan Gabriel Ferreira, desde el borde el área visitante, derivaría en un despeje de cabeza de la defensa de Español, para que, acto seguido, el “Rengo” Díaz (nuevamente de gran partido, un peldaño por debajo de Alvarez en el podio imaginario de los mejores del Gallo en el mediodía del Bajo Flores), anticipara una pelota bárbara ante Leandro Lugarzo, el dos “Gallego”, y aprovechando la “cortina” generada por la presencia de Damián Akerman, extendiera el pase en profundidad más allá del goleador histórico, para habilitar de manera fantástica a Nicolás Ramírez, que ingresando desde la izquierda y hacia el centro del área, superara en velocidad a su marca y con un remate bajo y preciso, sobre el palo derecho de Cristian Correa, le diera el triunfo parcial a Morón.

Con la ventaja consumada, el equipo de Otta intentaría poner en práctica lo que mejor sabe: defenderse con la pelota y sin resignar el protagonismo ofensivo, para mantener a su rival lo más lejos posible de Alvarez, hasta que a los catorce del segundo período, un “encontronazo” de tantos, como suelen darse entre el delantero que, de espaldas al arco, pretende controlar una pelota que proviene de alto, y el defensor que de frente al balón, se lo lleva “puesto” utilizando incluso los brazos (de manera involuntaria, en el salto), determinara la polémica expulsión de Franco Racca, quien en consideración de Eduardo Gutiérrez, árbitro del encuentro, habría tenido la intención de aplicarle un codazo en la cabeza a Amarilla.

Con media hora por delante, el Deportivo Morón se abroquelaría bien en torno a su siempre segura defensa y, contra rápida mediante, intentar sorprender a su rival adelantado, en su necesidad de empatar el encuentro, lo que a punto estuviese de ocurrir, algunos minutos más tarde, cuando Cristian Correa, el arquero local, le sacara un remate desde afuera, otra vez a Rodrigo Díaz, que tenía destino inexorable de red.

Ya con Cristian Broggi en el terreno de juego, en lugar del autor del gol, Nicolás Ramírez, para cubrir el “hueco” de Racca y más tarde, el de Leandro Guzmán en reemplazo de Gerardo Martínez, para no cejar en el intento de sorprender de contra y cerrar el partido, el Deportivo Español sólo preocuparía al Gallo con remates desde afuera del área, algunos de ellos bien resueltos por Milton Alvarez y otros que se habrían de perder apenas anchos.

Sin “sufrirlo” demasiado en el trámite del encuentro y las situaciones frente a su arco, pero sí en la incertidumbre del resultado, por el jugador de menos, a falta de cinco para el final del partido, y en momentos que el “Chaco” Guzmán se aprontaba a iniciar una contra con “olor” a gol, el “dos” de Español, Leandro Lugarzo, habría de cruzarle cuerpo al volante diestro de Morón, para ganarse la roja del árbitro y terminar de emparejar las acciones y el “diez contra diez” dentro del campo.

Ya sí, con la tranquilidad del resultado a su favor y la igualdad de condiciones numéricas, el esfuerzo físico de los diez jugadores del Gallito en el “Estadio España”, vería cristalizarse con el pitazo final de Gutiérrez y la sumatoria de tres puntos fundamentales en su ilusión de 27 años, para alejarse a nueve puntos a Defensores de Belgrano, y de distanciarse a diez de Riestra, Atlanta, Platense y Almirante Brown, a falta de nueve partidos para el final del campeonato.

En definitiva, ante un rival de los más exigentes en la previa y en un reducto históricamente adverso, el Deportivo Morón reafirmaría las razones de su presente, ganando uno de esos partidos que marcan la diferencia entre el simple líder y el candidato a cosas importantes y consolidan horizontes de trascendencia.

A nueve pasos del objetivo anhelado, el Gallo sueña despierto y en grande. ¡Y está perfecto!.

2comentarios

  1. Vamos gallo no aflojes rumbo ala b nacional sos mí pasión aguante el gallo

  2. Vamos gallito sos un grande

Deja una respuesta